Paraiso Kids - Buen rollo en familia

Incubadora; prematuros

¡Hola a todos y bienvenidos de nuevo! Aquí volvemos con las pilas totalmente cargadas después de una Semana Santa corta pero intensa. Hoy me gustaría hablaros de un tema que me apasiona: la prematuridad. Como buena prematura que fui en su día

he sobrellevado muchos problemas asociados a la misma, durante toda mi vida, y creo que es un tema que aun hoy día no se conoce totalmente.

En primer lugar, entendemos que se considera un niño prematuro cuando se adelanta al menos tres semanas antes de la fecha prevista para el parto, es decir, que nace en la semana 37 en lugar de la 40 que es lo que se considera dentro de los límites normales. Sin embargo, podemos clasificar la prematuridad en función de dos criterios: las semanas de gestación y el peso. En el primer caso, podemos empezar a hablar de bebés prematuros cuando nacen desde la semana 32 a la 37 de gestación; del mismo modo, se considerarían grandes prematuros los que nacen entre la semana 28 y la 32 y, finalmente llamamos prematuros extremos a los que vienen al mundo con menos de 28 semanas, justo en el límite de la viabilidad.

Si clasificamos a estos bebés por su peso, nos encontramos con los niños que presentan bajo peso al nacer (donde situaríamos a los que pesan menos de 2.500 gramos), a los de muy bajo peso (menor a 1.500 gramos) y finalmente a los de extremado peso al nacimiento (aquellos que pesan 1000 gramos o menos). Como se puede sobreentender, en algunos casos ambas clasificaciones se solapan, ya que cuanto menos tiempo pasen en el horno de las mamás, menos peso presentarán y viceversa.

Cada año mueren en torno a un millón de niños prematuros y, aunque hoy día puede parecer lo contario, cada vez se producen más partos prematuros ya que la incidencia está aumentando en todo el mundo. Concretamente España, se sitúa entre los países con mayor tasa de nacimientos prematuros, ya que 1 de cada 13 niños nace antes de lo esperado. Contrastándolo en el tiempo, podemos comprobar como la tasa ha aumentado un 36% desde 1996, dato bastante alarmante suponiendo que estamos posicionados ante una sociedad de conocimiento y de avances tecnológicos y médicos.

En siguientes entregas os hablaré de las enfermedades que más se asocian con la prematuridad, ya que son personitas mucho más vulnerables que los recién nacido a término, al no estar totalmente preparados para la vida extrauterina. Estos pequeños se enfrían más fácilmente, necesitan más ayuda para alimentarse, o simplemente para sobrevivir. Además, cómo su organismo no está del todo formado, pueden tener otras complicaciones como infecciones o problemas respiratorios.

Nos vemos pronto.

Etiquetas: Niños

No tienes permisos para enviar comentarios. Sólo usuarios registrados. Regístrate.

Sobre el autor

Mónica Jiménez Astudillo

Mónica Jiménez Astudillo

Licenciada en Pedagogía, Máster en Educación Especial y Máster en Formación del Profesorado en la especialidad de Orientación Educativa, por la Universidad Complutense de Madrid.

Posgrado en Atención Temprana en Contextos Diversos y Vulnerables por la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Educadora en Masaje Infantil por la Asociación Intenacional de Masaje Infantil y Doctoranda en Ciencias de la Educación en el campo de Atención Temprana por la Universidad Complutense de Madrid.

Ha trabajado como jefa de estudios y orientadora y actualmente desempeña su función como especialista en Atención Temprana en el Centro de Lenguaje, Aprendizaje y Psicomotricidad y es profesora en la Universidad Francisco de Vitoria.

Ha presentado diferentes ponencias y seminarios sobre Atención Temprana y Educación Especial y su relación con las familias y ha escrito algunas publicaciones en el mismo campo.