Paraiso Kids - Buen rollo en familia

Prematuros

En el post sobre “la importancia de nacer antes de tiempo”, os intenté poner en situación de lo que supone tener un bebé prematuro. Al hilo de ello, hoy os explico algunas de las causas por las que se nos puede adelantar el parto. Pese a que actualmente se desconocen los motivos exactos de sufrir un parto prematuro en la mayoría de mamás gestantes, sí que conocemos algunos factores que incrementan el riesgo de tener un parto prematuro. Aunque puede

parecer algo obvio, la edad de la madre influye en el momento de tener al bebé. Numerosas investigaciones, consideran que la edad óptima para ser madre se sitúa entre los 20 y los 35 años. Así, las mamás adolescentes, tiene mayor riesgo de tener un parto prematuro espontáneo, puesto que su desarrollo fisiológico aún no se ha completado. Además, estás mamás jóvenes tienen otros riesgos asociados como la hipertensión o la anemia, debido a su edad cronológica e incluso un menor control durante los meses gestantes. Por el límite superior, cuando las madres exceden los 35 años tienen un mayor riesgo de que su parto se adelante y de asociar este parto a alguna discapacidad. Además no solo influye la edad de la madre, sino que también su baja estatura y su peso inciden en adelantar el parto, ya que mujeres de menos de 1,55 cm de altura o menos de 55 kg en la semana 20 de gestación, son más propensas de sufrir partos prematuros.


La clase social y la raza también se relacionan con este tipo de partos. De nuevo la investigación avala que en áreas geográficas con poco nivel de desarrollo, se producen más partos antes de tiempo que en zonas desarrolladas. Además, estos factores sociobiológicos, inciden en las complicaciones que puede desarrollar el feto. Unido a ello, o como consecuencia de lo anterior, las poblaciones sociales menos desarrolladas aumentan la estadística de partos prematuros, ya que suele ser una población con un claro déficit en el cuidado de la salud, siendo las madres de raza negra, quienes tienen mayor probabilidad de tener a su bebé antes de tiempo. Finalmente, y para cerrar estas causas de tipo más social, también hay estudios que determinan que existe una clara relación entre el bajo peso al nacimiento y el trabajo de los padres, considerando que se producen menos partos prematuros cuando las familias son de clase social alta o con formación superior. De cualquier modo, podemos sobreentender en esta línea que tomar alcohol u otro tipo de drogas durante los meses de embarazo, provocan el adelanto del parto o complicaciones de más trascendencia en el feto. Además, dentro de los estilos de vida poco saludables, también encontramos el estés, una de las causas principales por las que se producen hoy día los partos prematuros. Sufrir estrés y ansiedad, contribuye a incrementar el riesgo puesto que se secretan más hormonas asociadas al estrés y a la depresión, que ayudan a desencadenar el parto antes de tiempo.

Prematuros 250
Siguiendo con las causas más del tipo sanitario, la inmadurez fetal puede acontecerse también por un intervalo corto entre gestaciones o debido a los embarazos múltiples. En el primer caso, las investigaciones apuntan que deben pasar, al menos, entre 18 y 24 meses, para que la mamá recupere todos los nutrientes y así padecer menor riesgo de sufrir un parto prematuro. También, cuando se han gestado gemelos, trillizos o más bebes en el útero, se multiplica por diez la posibilidad de que se adelante el parto antes de las 37 semanas. Otra de las causas, son los antecedentes reproductivos de la madre, como puede ser haber sufrido abortos anteriores, o partos prematuros previos. También se pueden producir por traumatismos durante el embarazo, anomalías en la placenta o en el útero, por infecciones vaginales, urinarias o del líquido amniótico (o exceso del mismo), por enfermedades autoinmunes de la mamá, por insuficiencia cervical o por otras complicaciones propias de la gestación, que pueden desencadenar las contracciones que preceden el parto. En definitiva, estos son algunos de los motivos por los que se puede estrenar la vida antes de tiempo, ahondaremos sobre los que más interés generen en próximas publicaciones. Disfrutar del verano.

Etiquetas: Medicina, Blogs, Niños

No tienes permisos para enviar comentarios. Sólo usuarios registrados. Regístrate.

Sobre el autor

Mónica Jiménez Astudillo

Mónica Jiménez Astudillo

Licenciada en Pedagogía, Máster en Educación Especial y Máster en Formación del Profesorado en la especialidad de Orientación Educativa, por la Universidad Complutense de Madrid.

Posgrado en Atención Temprana en Contextos Diversos y Vulnerables por la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Educadora en Masaje Infantil por la Asociación Intenacional de Masaje Infantil y Doctoranda en Ciencias de la Educación en el campo de Atención Temprana por la Universidad Complutense de Madrid.

Ha trabajado como jefa de estudios y orientadora y actualmente desempeña su función como especialista en Atención Temprana en el Centro de Lenguaje, Aprendizaje y Psicomotricidad y es profesora en la Universidad Francisco de Vitoria.

Ha presentado diferentes ponencias y seminarios sobre Atención Temprana y Educación Especial y su relación con las familias y ha escrito algunas publicaciones en el mismo campo.